Y YO CON ESTOS PELOS

¿No os ha pasado nunca que salís de la peluquería, os miráis en un espejo y parecéis salidos de un frenopático? Si no recordara perfectamente lo que me han cobrado, dudaría de si acabo de salir de la peluquería o de un sótano oscuro donde me ha cortado el pelo Tim Burton con cuchillo y tenedor. No puedo entender por qué las forajidas de las películas se cortan a si mismas el pelo con unas tijeras oxidadas y quedan guapísimas y yo, gastándome una pasta, salgo en ocasiones que parezco una integrante de Aerosmith.

TIM WALKER, VOGUE UK, DICIEMBRE 2008

DAVID SIMS, VOGUE USA, MARZO 2011

Tras una profunda conversación con unas amigas y andanzas por peluquerías varias de Madrid puedo constatar de manera empírica lo siguiente:

1- Los peluqueros hablan un idioma diferente al de los clientes. Por ejemplo, casi siempre pido lo mismo: que me corten un par de dedos y que me peinen con un poco de movimiento. Ellos entienden que me quiero cortar dos palmos y cardarme el pelo como una chalada. Y así me dejan, hecha unos zorros, y encima intentan convencerme de lo divina que estoy. Una vez una peluquera llamada Lucy (todavía no la he olvidado), me dijo que me había dejado exactamente igual que Penélope Cruz. Casi me desmayo, mi reflejo en el espejo distaba mucho de cualquier peinado que le hubiera visto a ella, a quien de verdad me parecía era a Vivienne Westwood en su etapa más punk, allá por los años 80. En vez de llorar, le sonreí, pagué y me fui dándole las gracias por el destrozo ocasionado.

TERRY RICHARDSON, VOGUE NIPPON, MARZO 2011

DAVID SIMS, VOGUE USA, JANUARY 2010

2- Tienen otra escala cromática. Dos veces fui a esa peluquería, dos veces me tomaron el pelo, nunca mejor dicho. “Hola, quiero un baño de color castaño”. Yo por castaño entiendo castaño. No contenta con teñirme de negro, me tiñe ¡de negro azulado! “Te queda genial y se lleva un montón, el azul es muy cañero y te quita la dureza de la cara” Me quedé turulata, ¿Tenía yo pinta de trabajar en una barra americana? Ese pelo no era serio para ir a la oficina. Y a la frase que me soltó, aún le sigo dando vueltas porque no tiene desperdicio. Hace poco una amiga quería un rubio platino y salió naranja zanahoria y una que quería un castaño claro, lo lleva rojo farolillo.

TIM WALKER

EMMA SUMMERTON, VOGUE ITALIA, FEBRERO 2010

Yo no soy Lady Gaga, quiero un pelo normal y no me gustan los experimentos. He probado todo tipo de peluquerías y no doy con la definitiva. Conclusión: Necesito urgentemente encontrar uno de esos seres mitológicos conocidos como “peluquero de confianza” que te hacen lo que quieres, como quieres y que hablan el mismo castellano que una servidora.  Si alguien me puede ayudar, le estaré eternamente agradecida.

TERRY RICHARDSON, VOGUE USA DICIEMBRE 2009

Esta entrada fue publicada en BELLEZA, INTERIORES y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

19 respuestas a Y YO CON ESTOS PELOS

  1. Ali dijo:

    Muy buen tema. Ya era hora que alguien hablara abiertamente sobre esto. Estoy 100% de acuerdo contigo.

  2. Abir dijo:

    jajajajajaja

    Me parto… tienes toda la razón!

  3. alba dijo:

    yo tenía una peluquera de confianza (y una granja en áfrica), pero me la tuve que dejar en Oviedo cuando me vine a Madrid, buaaaaaaa!

  4. Patusibu dijo:

    Jajajajajaja me encanta es que lloro siempre!!!! Ainhoa escribe un libro, yo lo leo🙂

    Yo también necesito a la peluquera de confianza!! Si la encuentras avisa🙂

    Feliz tarde!!!

  5. maite dijo:

    yo quisiera saber cómo es el color rojo farolillo

  6. Marta D dijo:

    Esta entrada es divertidísima…a mi me ha pasado lo mismo en infinitas ocasiones, de hecho, casi todas las veces que voy a una peluquería, por muy profesional que parezca desde fuera. Me pregunto si lo de “estilistas” tiene algo que ver con estilete…

    • Ja, ja, ja, ja. Marta, lo de tu pelo es caso a parte. Es más, tu no serías la misma sin tu pelo y los comentarios de Vero a cerca del mismo. Tú si que deberías escribir un blog solo con este tema.
      Un beso grande.

  7. Elena dijo:

    Jaino, yo he conseguido encontrar ese peluquero de confianza, se llama Joseba y trabaja en una peluquería de Malasaña que se llama “Corta Cabeza”, la pelu es genial y el es un artista. 😉

  8. estefania dijo:

    jajajaja!!muy cierto. en mi caso como la peluquera es mi tita luego puedo reñirle todo lo que quiera!:D
    Un besazooooo!

  9. Charlotte dijo:

    jajjaja, cuándo fue eso Ainhoa????, yo no suelto a mi peluquero, es el mejor, eso sí, voy cada 3 años porque me deja la tarjeta echando fuego!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s